DONACIONES PARA FAMILIAS EMIGRANTES DE VENEZUELA

 

El 23 de agosto, en la sede de la Fundación Catalina Muñoz en Bogotá se congregaron 37 familias desde las ocho de la mañana para recibir, como cada mes, un mercado con la canasta familiar, implementos de aseo, ropa, bolsos y zapatos para los grandes y chicos de los núcleos familiares.

Los más emocionados en este tipo de jornadas de donación son los menores. Las niñas y niños entre los dos y ocho años fueron los primeros en escoger juguetes y ropa para ellos,  por su propia cuenta.

Por otro lado, los hombres y mujeres de cada familia iban pasando de a cuatro al cuarto donde se dispusieron las diferentes prendas y zapatos para que fueran escogidas a criterios personal de cada uno. En otro espacio de la fundación, al lados se  iban formando en fila india para poder recibir un mercado con leche, frutas, verduras y tubérculos, implementos de aseo como papel higiénico, etc.

El requisito para acceder a este tipo de beneficios es que cada familia debe tener un único representante que es anotado en una lista de beneficiados por Gloria Pulido, directora de la parte comercial de la fundación. Esta funcionaria es quien los recibe en la recepción de la fundación y los registra en los formatos que deben ser enviados a los beneficiarios de los recursos, en cómo y en qué se gastan para dar pruebas de que se está realizando esta hermosa labor humanitaria.

En este tipo de registro escrito y fotográfico se diligencian los datos de las familias que reciben estos regalos por parte de los beneficiarios y en colaboración con la Fundación Catalina Muñoz. Dicho formatos son diligenciados por Gloria en compañía de las cabezas de las familias con datos como el nombre completo, dirección de residencia, teléfono de contacto, composición del núcleo familiar y por último un documento como el pasaporte o la cédula de ciudadanía para certificar la situación migratoria que padecen como un soporte que presenta la organización ante la Dian, y la firma.

Actualmente, Colombia está viviendo la migración más alta de su historia. La oficina de Migración Colombia tiene reportados 40.000 venezolanos viviendo legalmente y calcula que estén 60.000 en la ilegalidad. Pero, Iván De la Vega, profesor de la Universidad Simón Bolívar, realizó una investigación con los alumnos del Laboratorio Internacional de Migraciones (LIM) y expone que son 900.000 los venezolanos que permutan en nuestro país durante los últimos 20 años, por la ‘revolución bolivariana’ que tiene en crisis al vecino país.

En definitiva, una situación que afecta a miles de familias venezolanas víctimas del yugo socialista en el que vive Venezuela por su actual mandatario, Nicolás Maduro. Y, por lo que la Fundación Catalina Muñoz junto con sus aliados aportan un granito de arena para solventar temas de nutrición, abrigo y calidad de vida en familias con niños pequeños que vienen a nuestro país en busca de oportunidades.

 

Por Sofía Leaño Tibaquirá