ga('send', 'pageview');

Líderes por un futuro digno

LÍDERES POR UN FUTURO DIGNO

La comunidad de Puerto Caracol la conforman habitantes y nativos de Isla Múcura, que tienen en común la vivencia de situaciones que talvez muchos de nosotros no imaginamos. Las mujeres embarazadas, por ejemplo, deben trasladarse para sus controles mensuales -e incluso pocos meses antes de dar a luz- a municipios o corregimientos ‘cercanos’ como Tolú, Sincelejo o Verruga.

Deben hacerlo usando una lancha como medio de transporte, corriendo el riesgo de que cualquier accidente pueda ocurrir por el efecto que estos vehículos pueden producir en sus cuerpos o por las condiciones casi nulas de seguridad típicas en estos. Incluso, muchas de ellas se ven en la obligación de radicarse en estos lugares lejanos de sus casas, cuando se aproxima el momento de dar a luz.

¿La razón? Isla Múcura no cuenta con un centro médico para atender este tipo de casos. Paradójicamente es de esas regiones del país en las que los nacimientos son muy, muy frecuentes a causa de la poca educación y la nula cultura de planificación entre la comunidad. Si alguien sufre de algún problema de salud, deberá contar con mínimo una hora de viaje en lancha para que un médico de estas poblaciones cercanas pueda atenderlo.

Por fortuna para esta abandonada comunidad, -sin que problemas de esta magnitud aún estén sin resolverse y estén lejos de hacerlo- la llegada de la Fundación Catalina Muñoz ha traído muchos cambios que aparentemente son pequeños y hasta normales, pero que para ellos ha marcado un giro completo de mentalidad y costumbres básicas de calidad de vida como jornadas de limpieza, recolección de basuras, siembra de árboles o mantenimiento de pozos de agua. Hoy en día ya son políticas que tratan de seguir y acoger como rutina, de la mano de líderes de la comunidad y de la misma Fundación.

El destino de un nuevo hogar

La vida en Puerto Caracol ha cambiado, al menos de a poco, para personajes como Jorge Moreno; un día suyo se iba entre trabajar manejando lancha hasta las 4 de la tarde, jugar fútbol y ver televisión en casa de un primo o de un vecino hasta entrada la noche, para comenzar de nuevo al día siguiente; ‘relajao’, como bien lo dice, pasaba las horas sin mucho afán.

Hoy Jorge, quien tuvo que irse por un tiempo de su tierra hasta Tolú para poder ser bachiller, adelantar cursos técnicos como motorista y panadero en el SENA y así poder volver a su tierra para aportar sus conocimientos, lidera a un grupo de personas asisten a los talleres que la Fundación dicta y en el que aprenden, además, que su territorio hace parte de Colombia y lo pueden ubicar en un mapa. Algo que les da sentido de apropiación y les da una manera real de sentir que sí pertenecen y son parte de un territorio; y que ese territorio les pertenece.

Fue así mismo, con estos talleres se identificaron las carencias más importantes, de muchas, que tiene la comunidad. La ausencia de agua potable fue la que, en consenso, se definió como la más urgente para suplir; Con este fin se creó un comité, conformado por líderes de la población, que buscará lograr el objetivo de tener un acueducto permanente para todos.

La labor de la Fundación ha logrado poco a poco generar conciencia y brindar calidad de vida, no solo con los talleres -que son la base educativa para cimentar futuro y cambiar formas de pensar- sino apoyando proyectos puntuales y necesarios, como la adecuación del único colegio que existe. En él, alrededor de 25 niños, dirigidos por la ‘profe Carmina’, son la nueva generación que, talvez, tendrá que descubrir la manera de trabajar y exigir que su comunidad progrese.

Lo que para muchos son pequeños cambios o un poco de pintura o educación, para ellos constituyen cambios “impresionantes” y profundos que los llevaron a pasar de la desconfianza al agradecimiento y a la felicidad, que en su caso la definen como solo tener una vida digna. El próximo 22 de febrero, La Fundación Catalina Muñoz buscará apoyo para sostener su labor con esta comunidad. Si puedes y quieres seguir ayudando, ¡no lo dudes!, en nuestras redes sociales y página web. Sabrás cómo hacerlo desde tus posibilidades. Nosotros seguiremos trabajando.