ga('create', 'UA-120910564-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');

Construyendo en Puerto Colombia

CONSTRUYENDO EN PUERTO COLOMBIA

– Entonces eso fue un impacto muy bonito dentro de la comunidad porque es una huella que se deja sostenible, que permanece en el tiempo. Paola Franco

Durante el mes de junio la Fundación Catalina Muñoz, en colaboración con estudiantes y padres de familia del Colegio Alta Mira, Gecolsa y Alcaldía Municipal de Puerto Colombia, llevaron a cabo la construcción de casas para algunas familias de difíciles condiciones que viven en éste municipio del Atlántico.Esta es la primera construcción a cargo de la Fundación que se realizó fuera de Bogotá en lo corrido del 2013 y, según cuenta Paola Franco, Directora Administrativa y Organizacional, está es una actividad destacada dentro del proyecto de viviendas modulares que adelantan, «uno por la cantidad de casas, dos por la cantidad de voluntarios que se llegan a movilizar y tres por lo nucleado, es decir si se construye en el mismo barrio o en la misma zona, pues esto tiene que ver con la generación de impacto del proyecto». Además fue importante la participación de voluntarios de uno de los colegios más prestigiosos de Barranquilla, «con estudiantes de décimo hasta grado once, y también ex alumnos que ya habían participado de otra construcción el año pasado y decidieron volver porque la experiencia les gustó mucho» afirma Paola.

Desde el pasado 6 de junio hasta el miércoles 19 del mismo mes se adelantaron las obras que permitieron entregarles casas nuevas a 8 familias en Vistamar, gracias a que «gente de Barranquilla quiso apoyar a este barrio especial dentro de Puerto Colombia» comenta Paola.

Además cuenta que fueron varios los aliados que apoyaron esta construcción: el colegio Alta Mira, que gestionó los recursos y voluntariado, Gecolsa que es una empresa que exporta maquinaria pesada y dio recursos, la Alcaldía del Municipio de Puerto Colombia que colaboró con los terrenos y su adecuación, la logística para la movilización de los voluntarios y la estadía, y la Fundación Catalina Muñoz que estuvo apoyando con sus voluntarios y aportó también recursos.

Trabajando en comunidad

La construcción de estas viviendas generó la movilización de la comunidad del barrio y permitió que trabajaran juntos en equipo pues, como cuenta Paola, «las familias entendieron que si todas ayudaban a lo de todos, iba a ser más rápida la construcción; y podían sentir como sus propios vecinos iban progresando, la gente que más lo necesitaba de su mismo barrio». La colaboración y la entrega fue una constante durante las jornadas de trabajo, incluyendo la descarga del material que se realizó en el Coliseo de Puerto Colombia, la carga del material a los camiones y la distribución del mismo en cada una de las casas, «hasta que no descargamos la última casa ninguna de las familias descanso, todos estuvieron apoyándonos. Fue un trabajo arduo de dos días y medio, incluso estuvimos hasta las dos y media de la mañana del último día y las familias siempre estuvieron con nosotros» comenta Paola.

El soporte de la comunidad en el proceso de construcción también se vio reflejado en el apoyo a los voluntarios y a la Fundación Catalina Muñoz, cuenta la Directora Administrativa y Organizacional, pues el sentido de la colectividad con la comunidad fue notorio «nos preguntaban en qué nos podían ayudar, que qué había que hacer, y la gente nos ayudó con hidratación, nos llevaban el bocadillo para darnos energía, estuvieron siempre apoyándonos. Al principio estaban un poco incrédulos porque ellos decían: bueno esta partida de cachacos que viene desde el centro de Colombia qué van a venir a trabajar en el calor por la gente que ni siquiera es de su ciudad, pero cuando empezaron a ver nuestro trabajo y la energía con la que estaban los voluntarios eso se contagió mucho con las familias».

Todo el proceso tuvo la participación activa de la comunidad y de las familias beneficiadas, y a pesar de los contratiempos que se presentaron a lo largo de las jornadas de trabajo siempre estuvieron dispuestos a colaborar y a prestar su apoyo, «tenerlos en cuenta dentro de estos procesos genera un impacto muy bonito en la comunidad y desde ya están esperando que volvamos con más casas, desde ya están esperando que volvamos a trabajar con ellos y seguro los que ya tienen casa van a seguir apoyando los que no las tienen y estarán dispuestos a trabajar por aquellos que las necesitan» comenta Paola.

La Fundación Catalina Muñoz tiene planeado volver este año a construir en Puerto Colombia, pues «existe la posibilidad de que una empresa privada apoye otras dos jornadas de construcción, además también existe la iniciativa de los mismos padres de familia del colegio Alta Mira para construir este año de nuevo allá», afirma Paola Franco, Directora Administrativa y Organizacional.