Campañas

LA GUAJIRA

Llegó el momento para el departamento de la Guajira. Unimos nuestras manos una vez más para afrontar la crisis humanitaria que vive parte de su población, en la que los niños han sido las víctimas que requieren la mayor atención. 

El objetivo en la Guajira era claro: la recolección de diversas formas de donaciones de dinero, alimentos, elementos en especie y de trabajo, para ayudar a suplir las necesidades de los habitantes de tres rancherías específicas afectadas por la escasez de recursos: Ipakath, Pakimana y La Boca.

El balance fue muy positivo. Se lograron recolectar dos y media toneladas de alimentos no perecederos, principalmente arroz, frijol, aceite, panela, lentejas, leche en polvo, pasta, azúcar y sal. Con el dinero recolectado, un total de 8 millones 374 mil pesos, se adquirieron diversos elementos, como hilos para elaborar 195 mochilas wayúu, con su respectivo fajón.

Además, se llevaron a las rancherías 97 gallinas ponedoras -con su respectivo alimento- así como materiales -mayas y grapas para galpones- que permitirán la elaboración de gallineros de manera que estos animales se conserven y críen como recursos y fuentes de alimentos por un largo periodo de tiempo; a la par, se adquirieron y llevaron nueve chivos reproductores -un macho y dos hembras por cada ranchería. La idea es que estas ayudas se conviertan en la manera de impulsar proyectos productivos para las comunidades. El balance también incluyó tres cajas de ropa para adulto, tres de ropa para niños -una para cada ranchería- y una caja de ropa interior para niña.

Nada de esto habría sido posible sin el aporte de aliados (donantes) y voluntarios, entre los que, como dato anecdótico, esta vez hicieron parte ex alumnos de Odontología de la Universidad Javeriana, quienes conmemoraron, ayudando, 20 años de haber sido egresados de esta Institución. De igual manera, es de resaltar el compromiso y esfuerzo de varias esposas de oficiales activos de la Policía Nacional, quienes adelantan y son parte de permanentes programas y obras sociales, y quienes se sumaron para este objetivo, al lado de los integrantes de la Fundación Catalina Muñoz, encargados de la logística y organización de las distintas tareas que requirieron estas jornadas.